sábado, 23 de septiembre de 2017

¿Nos manipulan?


Dejad de fiaros de la "prensa de los borregos". No, no es un insulto. No se puede insultar a millones de personas que se (des) informan con los mass media. Es lo que hay. Pero al menos, nosotros llevamos tiempo avisando de que, aparte de la linea editorial, más o menos de izquierdas o de derechas que tenga cada medio informativo, al final todos persiguen un mismo objetivo: "fomentar una mentalidad, una cultura y dar una visión de los acontecimientos que ocurren en el mundo de acuerdo con sus intereses económicos y políticos". (Antonio Zugasti  para La Marea).

En la actualidad existen muy pocos medios verdaderamente independientes de las oligarquías económicas, o mejor dicho, medios realmente influyentes y con un número de lectores relevantes. Discutiendo con un antiguo compañero de trabajo sobre Venezuela -un amigo que no va más allá de El País, o El Mundo- y la situación de los "presos políticos", era imposible hacerle razonar. Estaba convencido de que la mediación de Zapatero en Venezuela había aumentado el número de "presos políticos":

-Esto es una falacia como la copa de un pino.
-Sí claro, toda la prensa va estar equivocada.

Toda la prensa no puede mentir: un argumento que se utiliza cuando no se sabe por donde salir y cuando no se cuentan con más datos que los propios ofrecidos por el tipo de prensa que se lee:


 Es verdaderamente repugnante ver al que fue un referente de la izquierda española, Felipe González, ejerciendo de mamporrero de la oposición venezolana.



La realidad sobre la mediación de Zapatero en Venezuela en busca del diálogo y la paz es otra bien distinta:





Los datos que ofreció Zapatero en La Sexta revelaban que gracias a su mediación se habían liberado hasta 60 políticos presos. Felipe González en vez de apoyar a un compañero de partido, y a su vez,  a otro expresidente de España, se ha estado dedicando a echarle más leña al fuego. Repugnante.

Los datos que se ofrecen sobre el número de "presos políticos" en Venezuela provienen del Foro Penal Venezolano, una supuesta ONG, creada ad hoc, para defender a los golpistas antichavistas del golpe de Estado de 2002. La fiabilidad de esta asociación es, por lo tanto, más que sospechosa y meramente publicista:


Según Foro Penal Venezolano, en Venezuela existen 645 supuestos presos políticos. En esta categoría de preso político también entran los guarimberos que disparaban y quemaban a la policía y a los chavistas:


Os están engañando y lo sabéis. Por eso es interesante que leamos el siguiente artículo:

Lo que nos cuentan de Venezuela

“La mayor parte de la información que recibimos está controlada por seis corporaciones transnacionales”, afirma el autor.
03 mayo 2017
10:17
Lo que nos cuentan de Venezuela
Viendo los medios de comunicación españoles parece que el único país de América Latina que merece una información destacada es Venezuela. Raro es el día en que los periódicos o las televisiones no nos presentan un panorama estremecedor sobre la situación en ese país. Con un fondo de crisis económica, desabastecimiento y pobreza, se producen masivas manifestaciones impulsadas por la oposición “democrática”, con una secuela de violencia, represión, enfrentamientos y decenas de víctimas. Una y otra vez nuestros medios de información con más pedigrí de demócratas claman contra el gobierno dictatorial que impera en Venezuela. Mantener una relación amistosa con ese gobierno ya es suficiente para descalificar a cualquier persona u organización, presentándolos como filocomunistas y enemigos de la libertad.
Ahora bien, al recibir estas informaciones es muy importante que tengamos en cuenta un dato fundamental, y es que en el mundo 1.500 periódicos, 1.100 revistas, 9.000 estaciones de radio, 1.500 cadenas de televisión y 2.400 editoriales están hoy controladas por solo 6 corporaciones transnacionales. La mayor parte de la información que recibimos está controlada por esas seis corporaciones. Se trata de  grandes grupos financieros que mantienen todos esos medios de comunicación para obtener un beneficio económico, pero también para fomentar una mentalidad, una cultura y dar una visión de los acontecimientos que ocurren en el mundo de acuerdo con sus intereses económicos y políticos.
No es extraño pues, que la mayoría de los medios de comunicación presenten una visión tremendamente negativa del gobierno chavista de Venezuela. Un gobierno que seguramente habrá cometido serios errores y que en él se dé también la corrupción. Pero es la primera vez en mucho tiempo que la oligarquía ha perdido el poder, y se gobierna en favor de las mayorías sociales empobrecidas por decenios de gobiernos de derecha. La burguesía venezolana está profundamente dolida por esta situación, y según pasa el tiempo sin poder recuperar el poder por medios democráticos, aumenta su rabia y se rebela furiosamente contra un gobierno que no es suyo. Naturalmente apoyada por el gobierno y el capital estadounidense que no pueden tolerar que en “su patio trasero” alguien se independice de su tutela.
En Washington, Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos, afirmaba que en Venezuela se están violando todos los derechos humanos. Simultáneamente, en Ginebra, la Organización de Naciones Unidas, aprobaba de manera abrumadora el Examen Periódico Universal presentado por Venezuela. Examen que tiene como objeto supervisar la situación de derechos humanos en cada uno de los 193 países miembros de esta organización.
Según estos medios de comunicación del capital en Venezuela no hay libertad de expresión. Pero de las más de 1.000 emisoras de radio y televisión a las que el gobierno ha otorgado permiso para operar en el espectro electromagnético, el 67% son privadas, 28% están en manos de las comunidades y el 5% son de propiedad estatal. De los 108 diarios que hay, 97 son privados y 11 públicos, y el 67% de la población venezolana tiene acceso a internet.
Y parece que estas emisoras privadas no son demasiado coherentes. Los oyentes de los programas de opinión de las radios, sobre todo aquellas con una línea editorial manifiestamente contraria al gobierno, habitualmente escuchan que: “Estamos en la peor crisis económica, requerimos ayuda humanitaria, nos estamos muriendo de hambre, no hay comida, exigimos que se abra el canal humanitario”. Luego pueden oír: “Y ahora publicidad… los invitamos a visitar el Restaurant ‘X’, allí podrán degustar variedades en carnes y pescados, postres exquisitos, ubicado en la calle tal, lleve a toda su familia este fin de semana”… “Querido amigo, querida amiga, ¿se va de vacaciones esta Semana Santa?, no deje de pasar por el supermercado ‘Y’, allí encontrará todo lo que busca, variedad y frescura a buenos precios para disfrutar de unas excelentes vacaciones y descansar como usted lo merece”. Final de la publicidad: “Regresamos con nuestro invitado de hoy, experto en economía, y seguimos conversando acerca de la necesidad urgente de abrir el canal humanitario en Venezuela por la falta de alimentos”.
Y por supuesto que no es solamente en el caso de Venezuela donde los grandes medios de comunicación dan una versión tergiversada de los hechos. Cuando abrimos el periódico o encendemos la televisión no olvidemos nunca quién está detrás de la gran mayoría de las informaciones que recibimos y qué intereses defienden.
Antonio Zugasti es socio cooperativista de La Marea.




viernes, 22 de septiembre de 2017

Pablo Iglesias y la independencia catalana


Se repite continuamente que Pablo Iglesias quiere desmembrar España; también que cierta izquierda es independentista; incluso que los "radicales" de Podemos no se posicionan claramente sobre la cuestión catalana, calculando así fríamente la captación de votos: no tienen ni idea. Aunque eso da igual, lo que importa es el fondo de la cuestión; Podemos = independentistas; ergo, Podemos = antiEspaña, y esto a su vez nos lleva al paisaje que querían dibujar: Podemos es malo. Un razonamiento casi de australopithecus afarensis

En La Vanguardia apuntaban que "Iglesias ha defendido el derecho a decidir en Catalunya y ha reiterado que su grupo no tiene “miedo a la democracia”. Ha insistido en que él no quiere que “los catalanes se vayan” y que incluso va a tratar de convencerles, pero “sin imponer nada". A buen entendedor pocas palabras podrían bastar, sin embargo para luchar contra el razonamiento tipo australopithecus afarensis, o razonamiento simplista, añadiremos más datos.


 "...Os queremos con nosotros, no queremos que os vayáis, os necesitamos”, ha afirmado Iglesias respecto a las aspiraciones de independencia de una gran parte de la sociedad catalana. El candidato ha subrayado que no quiere que Catalunya se convierta en un estado pese a que seguirá defendiendo el referéndum sobre la autodeterminación, una medida que lleva en su programa y que ha prometido hacer realidad si gobierna...." La Vanguardia 2016


Nosotros no queremos que Cataluña se vaya de España, pero nos parece que Cataluña tiene derecho a decidir, y que la relación jurídica entre Cataluña y España la deberán decidir los catalanes. ¿Qué le preocupa tanto a Mas? Que sabe que si ganamos nosotros seguramente la mayor parte de los catalanes no se querrían ir. La situación en la que ha crecido enormemente el número de catalanes que se quieren marchar tiene que ver con el PP. Nosotros decimos que es perfectamente comprensible que la mayoría de los catalanes quiera marcharse de Rajoy, pero les decimos 'quédense y vamos a echar a Rajoy todos juntos'. El País 2015.

Pablo Iglesias aboga por la fraternidad entre las distintas sensibilidades nacionales y arreglar las cosas sin ese autoritarismo que tanto ha caracterizado a la política española.

Espero haber ayudado al  australopithecus afarensis. Y también espero que haya sentido del humor..., últimamente carecemos mucho de el.


También hubo otras noticias...






Finalizamos con una noticia sobre Venezuela que no aparecerá en la prensa de los borregos:

20 sept. 2017 - Este martes llegaron al aeropuerto de Maiquetía, Vargas, más de 10 millones de unidades de medicamentos para enfermedades crónicas, informó la viceministra de Recursos, Tecnología y Regulación del Ministerio para la Salud, Linda Amaro.

Especificó que estos medicamentos serán para pacientes hipertensos y con padecimientos mentales; así como antibióticos para tratar infecciones. “No se escatimaron esfuerzos para que los medicamentos llegaran al pueblo, como lo solicitó el presidente Nicolás Maduro”, expresó.

Detalló que más de 200 paletas de medicamentos ya están en Venezuela y en los próximos días seguirán llegando más medicinas para satisfacer la demanda de todos los venezolanos.

Dijo que estos medicamentos son gratuitos e hizo un llamado a la comunidad para que no permita que caigan en manos de los bachaqueros, propios de la guerra económica. “Estamos trabajando en equipo con organismos como el Inac y el Seniat, entre otros, para que todos tengan sus medicinas con celeridad”.

Hacia la libertad...


En fín, si los catalanes por separase de España se van a creer más libres se equivocan de plano. Es posible que se liberen de ese franquismo sociológico y casi patológico que destila por lo cuatros costados España, y nada más -aunque no es poca cosa-. Corrupción, recortes, desigualdad, precariedad; todos estos males los sufre por igual Andalucía como Cataluña. No obstante están en su derecho de sacar las urnas a la calle.

El economista ultraliberal Juan Ramón Rallo, economista asociado a la derecha no franquista y/o conservadora, nos ha quedado sorprendido con una declaraciones aireadas por el diario La Marea:
¿Por qué apoya que se celebre un referéndum en Cataluña?

No estoy a favor de este referéndum [del 1-O] en Cataluña porque no cumple elementales condiciones para su validez democrática. Es un referéndum organizado por una parte de los catalanes sin las suficientes garantías como para que la opinión y participación de otras partes de la sociedad queden reflejadas. Pero sí estoy totalmente a favor de que se celebre un referéndum, suficientemente reglado y garantista, para plantear la secesión de cualquier grupo de ciudadanos del Estado español. La libertad de asociación y desasociación (también política) es un derecho básico de cualquier persona.

¿Qué cree que debería hacer el Estado español en la situación actual?

El referéndum actual no tiene validez dentro de la arquitectura institucional en la que se enmarcan los catalanes y, por tanto, no debería reconocérsele eficacia alguna. Ahora bien, lo que es un completo disparate es que utilicemos el arbitrario marco legal actual como excusa para impedir sine die la celebración de un referéndum. Si la Constitución no permite un referéndum de separación política, lo que debemos hacer es enmendarla inmediatamente para permitirlo (y, por los mismos motivos, una eventual Constitución catalana tampoco debería impedir referéndums de intrasecesión política). Yo no apuesto por la rebelión y la ruptura institucional unilateral, pero tampoco por el cercenamiento de derechos básicos como el de separación política. Es lamentable que la única vía que actualmente se contemple para el ejercicio de ese derecho sea la rebelión y la insurrección: si eso es así, es que nuestro marco institucional está muy mal estructurado.
La izquierda apolillada representada por intelectuales, políticos y grandes artistas han firmado un manifiesto: "Entre ellos, el escritor Juan Marsé, la cineasta Isabel Coixet, la actriz Rosa María Sardá y el diseñador Javier Mariscal, todos ellos catalanes. También secundan la declaración los escritores Javier Cercas, Javier Marías, Juan José Millás, Rosa Montero, Manuel Rico e Ignacio Martínez de Pisón, los directores Fernando Colomo y José Luis Guerín, el cantante Miguel Ríos y la actriz Marisa Paredes, entre otros. Llamamos a no participar en esta convocatoria, que es lo opuesto a un ejercicio de libre decisión del pueblo de Cataluña. Entre los 960 firmantes, que se definen como "personas de izquierdas" que rechazan las políticas del Gobierno de Mariano Rajoy, figuran el ex secretario general del PCE Francisco Frutos y la abogada Cristina Almeida. "Cualquier demócrata, sea cual sea su posición ante la independencia, debe rechazar esta convocatoria, impropia de una democracia y tramposa. (...) ¡No participes! ¿No votes!", subrayan." (El Confidencial).

Por otra parte, la intelectualidad catalana también se ha adherido a la firma de manifiestos: "Como han hecho ya otros colectivos culturales en los últimos días, en un abanico que va desde el Orfeó Català al Primavera Sound, pasando por el Festival de Sitges o la Associació de Teatres Catalans Adetca, una nutrida representación del libro catalán ha decidido posicionarse ante los últimos acontecimientos políticos en Cataluña tres la intervención del Estado. Bajo el epígrafe L’1 d’octubre els escriptors també votarem, 638 autores, editores y libreros han suscrito un manifiesto de adhesión al referéndum independentista. Los escritores Jaume Cabré, Quim Monzó, Albert Sánchez Piñol y hasta el irlandés Colm Tóibin, los editores Pilar Beltrán o Montse Ayats (presidenta, además de la Associació d’Editors en Llengua Catalana) o la librera Isabez Sucunza son algunos de los firmantes a título personal, mientras que también se han adherido entidades como la Associació d’Escriptors en Llengua Catalana y el Gremi de Llibreters de Catalunya, entre otros." (El País)

Y así podemos pegarnos hasta el día del juicio final... Me aburro.